Fisioterapia Neurológica

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Uncategorized

¿Qué es la fisioterapia neurológica?

La Fisioterapia es la ciencia y el arte del tratamiento físico; orientado a prevenir, mantener y/o curar enfermedades y/o patologías buscando la máxima funcionalidad y movilidad del individuo. El fisioterapeuta busca maximizar la calidad de vida en el ámbito de la promoción, prevención y tratamiento teniendo en cuenta las cuatro dimensiones de ser humano: física, psíquica, social y ético/espiritual.

La interacción entre el fisioterapeuta y paciente, otros profesionales de la salud, familia, cuidadores y comunidad es una herramienta clave para alcanzar el mayor éxito del tratamiento y mas en el paciente neurológico.

En el campo de la neurología, la fisioterapia interviene en los distintos procesos que afectan al sistema nervioso central o periférico. Partimos de la base de que el paciente tiene una lesión de una zona, pero que implica la disfunción de otra zona corporal y muchas veces son lesiones complejas donde hay que poner una mirada multidisciplinar para alcanzar todos los objetivos antes descritos.

En muchos casos el paciente, su día a día y su entorno mas cercano, serán diferentes. La tarea del fisioterapeuta y del equipo multidisciplinar que lo envuelve, se centrará en acompañar el proceso de re-adaptación a la nueva realidad.

¿Qué secuelas tratamos?

  • Limitaciones de los arcos articulares consecuencia de acortamientos musculares, calcificaciones, adherencias etc.
  • Alteraciones del tono y la fuerza muscular.
  • Movimientos involuntarios como pueden ser sinergias, espasmos, temblores, distonías, etc.
  • Afectaciones de la coordinación y del equilibrio.
  • Alteraciones posturales en la sedestación, bipedestación o marcha.
¿Cuáles son los objetivos principales?
Tenemos dos objetivos principales:
  • La mejora de la calidad de vida del paciente, ayudando a incrementar su autonomía.
  • La disminución del dolor en la medida que sea posible.
  • Readaptación de la movilidad dentro de las actividades de la vida diaria como: las transferencias, los cambios posturales, la bipedestación y el caminar como forma de normalización del tono y la fuerza muscular.

¿Cómo trabajamos? ¿Cómo es una sesión?

Cada lesión o patología cursa con un cuadro distinto, que ofrece diversas posibilidades tanto de trabajo terapéutico, como de capacidades del propio paciente. El trabajo es individualizado y con sesiones de 1hora – 1terapeuta.

En el SIRN apostamos por un trabajo lo más activo posible por parte del paciente, basado en:

  • Normalización del tono muscular, buscando la modulación del dolor y la mejora de la movilidad global.
  • Ejercicio terapéutico y trabajo de fuerza.

Otros pilares terapéuticos son la bipedestación, la marcha asistida y la marcha profiláctica. Si el paciente tiene posibilidades activas de puesta en pie y marcha serán objetivos fundamentales a mantener y mejorar, pero ¿Qué pasa si el paciente no tiene dichas capacidades? En el SIRN apostamos por trabajarlas de forma profiláctica dentro de las posibilidades de cada usuario. El trabajo profiláctico no es un trabajo funcional en si, sino un trabajo de mantenimiento y activación de los distintos sistemas del cuerpo humano. La puesta en pie base nos ayudará a tener una mejor salud del sistema circulatorio, musculoesquelético y digestivo, activara la formación reticular activando así el nivel atencional del paciente y nos ayudará a aliviar las zonas de presión de estar 24h entre sedestación y decúbitos.

Marcha asistida
Bipedestación profiláctica

Desde que la persona entra por la puerta hasta que sale, trabaja sus capacidades, desde su propio desplazamiento (en silla, con ayuda de bastón o sin ayudas) hasta las transferencias (trasladarse de silla a camilla, levantarse de la silla, girar…).

Las sesiones en camilla suelen empezar con calentamiento, movilizaciones y estiramientos (siempre que sea posible de forma activa). Posteriormente se realiza una parte más activa en decúbito para activar las zonas mas afectas de manera progresiva, pasando por las distintas transferéncias para alcanzar una buena sedestación. Cuando se alcanza una activación correcta que nos permite seguir avanzando, se trabaja la puesta en bipedestación para terminar trabajando, si es posible, la marcha.

En todas las sesiones se intenta trabajar en distintas posiciones según las necesidades y objetivos, pues las actividades de la vida diaria transcurren en distintas posiciones y hay que trabajarlas para estar familiarizado.

¿Cómo abordamos los objetivos terapéuticos?

Utilizamos varias técnicas y ayudas tecnológicas:

Participación en estudios

Rehabilitación y Evaluación de la Asimetría de la Marcha y Postura (REAMP)