Trabajo con las familias

¿Cómo puede la familia participar en el proceso rehabilitador?

La familia puede actuar como coterapeuta en casos en los que necesitemos ayuda para que la intervención se generalice a todos los ámbitos de la vida del paciente, o cuando necesitemos hacer un cambio conductual y brindar pautas a los allegados para mejorar este aspecto. Pero puede también ser objeto de tratamiento ayudándolos a pasar su proceso de duelo, ejercer adecuadamente su rol de cuidador, entre otras cosas.

Áreas a trabajar con las familias

  • Asesoramiento familiar bajo demanda. En la mayoría de ocasiones es la propia familia la que tiene una duda concreta o una dificultad que necesita solucionar, en cuyo caso se hace una demanda a partir de la cual se explora la dificultad y se trabaja.
  • Manejo conductual del paciente. Muchos pacientes con daño cerebral muestran alteraciones de la conducta. Para trabajarlas es muy importante que todas las personas allegadas actúen de la misma forma, para estos se suelen dar pautas a la familia.
  • Gestión de conflictos familiares. Las familias y pacientes suelen estar sometidas a estrés y muchas veces se generan conflictos entre sus miembros difíciles de gestionar dado el perfil de los pacientes. En estos casos se exploran dichos conflictos para ayudar a resolverlos.
  • Psicoeducación: las familias suelen necesitar información sobre lo que está ocurriendo a su ser querido, desde la neuropsicología se les brinda la posibilidad de explicarles aspectos sobre las alteraciones que afectan su familiar desde fuentes fiables de información.